quebienestar

¿Qué es y para qué sirve el masaje deportivo?

Contenido del post

El masaje deportivo, como su nombre lo indica, es un tipo de masaje especializado para deportistas. Este ha sido diseñado con la idea de ayudar al atleta a acelerar su recuperación, a evitar lesiones, a cuidar su cuerpo, pero principalmente, a mejorar su rendimiento físico. Los resultados dependerán del tipo de masaje que se aplique, ya que existen masajes pre-competitivos, post-competitivos y de mantenimiento.

¿Cuál es el objetivo del masaje deportivo en atletas?

El objetivo dependerá del tipo de masaje a aplicar. Ya que cada uno es diferente tanto en su aplicación como en sus resultados. Por lo tanto, las razones para realizarlos serán las siguientes:

1.      Masajes Pre-competitivos:

En este caso se busca aumentar la vigilia muscular, así como la temperatura de los músculos y la elasticidad de los tejidos. De igual manera, estos masajes ayudan a aumentar el fluyo circulatorio y a disminuir el dolor muscular. Todo esto evitará las posibles lesiones, la fatiga de los músculos y hará que estos se activen. Para lograr este objetivo se utilizan durante las sesiones, diversas cremas o geles que producen calor.

2.      Masajes post-competitivos:

Este tipo de masajes tiene como objetivo principal acelerar la recuperación del deportista. El masaje tiene un efecto analgésico sobre la persona por lo que reduce los dolores y/o fatiga de los músculos. Así mismo, evita las posibles contracturas, además de disminuir la hipertonía y aumentar el flujo sanguíneo. Por otra parte, durante el periodo de esfuerzo se producen distintas sustancias que luego el cuerpo debe desechar, este tipo de masaje ayuda al organismo a liberarse de estos productos indeseados de manera fácil y rápida. En otras palabras, con estos masajes se busca recuperar el cuerpo del atleta ayudando a que este se descargue tras el esfuerzo.

3.      Masajes deportivos de mantenimiento

El objetivo de este tipo de mansajes es el de prevenir lesiones y disminuir la fatiga tras entrenamientos de mucho esfuerzo físico. De igual manera, realizar estos masajes de forma periódica ayuda a mantener la elasticidad de los músculo, esto brinda al deportista mayor rendimiento. Estos masajes deben realizarse mínimo dos días antes de la competición y con un poco más de intensidad para poder descargar el cuerpo y dejar una sensación de alivio.

¿Qué diferencia hay entre un masaje relajante y un masaje deportivo?

Los masajes relajantes buscan eliminar el estrés y el cansancio del cuerpo sin otro objetivo mayor en particular. Aunque en algunos casos puedan ayudar a que el cuerpo se deshaga de toxinas y sustancias de desecho. Pero en cualquier caso, los beneficios extras se logran con movimientos suaves y ligeros. Nunca se ejerce demasiada presión sobre el cuerpo y por lo regular las técnicas consisten en masajes circulares, amasamiento de nudillos delicados, golpes pequeños y otras acciones sencillas.

Por su lado, el masaje deportivo al buscar activar todas las fibras del cuerpo, se aplica con mayor intensidad. Estos masajes buscan que el deportista se encuentre en las mejores condiciones para las competiciones. Las fibras musculares que son las que se busca adecuar, son las más profundas, esta es la razón por la que los masajes deportivos se realizan con técnicas donde se aplica bastante presión y profundidad.

Así mismo, los distintos tipos de masajes deportivos buscan ayudar a mejorar el rendimiento del atleta, a desarrollar los músculos específicos que utilizará en su deporte y a evitar las posibles lesiones que puedan producirse durante la actividad. Por lo que la aplicación y técnicas a usar en cada atleta variarán según el deporte que realice y los músculos que requiera cuidar.

¿Qué hacer después de un masaje deportivo?

Los masajes deportivos ayudan a descargar el cuerpo del esfuerzo, por lo tanto, es indispensable que tras aplicarse este, se realice un descanso de los entrenamientos por un periodo de 1 o 2 días. Esto le permitirá a los músculos que puedan recuperarse adecuadamente. Si por alguna razón es necesario ejercitar luego de un masaje, este periodo de entrenamiento debe de ser lo más ligero posible. Ya que de lo contrario, no solo disminuirá el efecto del masaje, sino que además, aumentará el dolor que el ejercicio pueda ocasionar sobre los músculos debido al esfuerzo.

Durante los masajes, los músculos y los tejidos tienden a volverse gelatinosos. Este fenómeno es conocido como efecto tixotrópico y es lo que produce la sensación de relajación. El problema está en que entrenar durante este estado hará no solo que la persona tienda a esforzarse más de lo normal, sino que también se estará en un periodo más propenso a sufrir lesiones. Por ello es importante permitir a los músculos descansar lo suficiente para regresar a su estado natural. Por lo menos 24 horas de descanso son necesarias antes de un nuevo entrenamiento.

¿Cómo se hace el masaje deportivo?

El masaje deportivo a diferencia del masaje de relajación, utiliza técnicas específicas para lograr llegar a la profundidad de las fibras musculares. Entre las más aplicadas se encuentran las siguientes:

  • Frotación: Utilizando la palma de las manos y los dedos se hacen fricciones uniformes y profundas sobre la piel. Se debe hacer presión deslizando rápidamente sobre los músculos para lograr activar el flujo sanguíneo y las terminaciones nerviosas. Aunque es necesario aplicar presión para llegar a la profundidad del tejido, se debe evitar presionar a tal punto que se le haga daño al paciente. Este no debería sentir dolor.
  • Amasamiento digital: Esta técnica se realiza con movimientos circulares usando las yemas de los dedos y la base de la palma de la mano. Estos movimientos deben hacerse en el sentido contrario a la agujas del reloj. De igual manera puede utilizarse los nudillos de las manos en lugar de las yemas de los dedos, en este caso se le dice amasamiento nudillar. Este segundo método (con los nudillos) resulta más invasivo que con las yemas de los dedos e incluso mucho más que el de la frotación. Sin embargo, en cualquiera de los dos casos, la técnica ayuda a lograr un efecto regenerador.
  • Crioterapia para cuádriceps: Esta técnica consiste en aplicar frío intenso en la zona de los cuádriceps, los cuales resultan ser uno de los músculos más delicados para los deportistas. La aplicación de temperaturas bajas se usa para tratar gran variedad de lesiones, así como para evitarlas, ya que el frío destruye los tejidos anormales o enfermos permitiendo que se regeneren nuevos mucho más fuertes.
  • Vibración: Se aplica realizando movimientos vibratorios con la punta de los dedos, oscilando de forma rápida en el área a tratar. El objetivo de esta técnica es activar la musculatura y es por ello que se realiza al final de cada sesión de masaje.
¡¡Comparte si te ha gustado y ayuda a más personas!!
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
5/5

Quizá te interesa