quebienestar

¿Qué es y para qué sirve la acupuntura?

Contenido del post

La acupuntura es una de las técnicas de la medicina alternativa más usadas en el mundo. Fue creada hace más de dos mil años en China y desde entonces se ha utilizado en diversos países asiáticos para tratar enfermedades. En el lado occidental del mundo, su uso se ha expandido de manera más lenta. Sin embargo, son cada vez más las personas que comienzan a utilizarla, gracias a que ha demostrado ser una opción natural y efectiva ante los fallos de fármacos y tratamientos convencionales.

Distintos tipos de dolencias y afecciones como depresión, migrañas, calambres musculares, estrés, ansiedad y más, pueden ser tratados por la acupuntura. La aplicación de esta técnica consiste principalmente en insertar agujas que sirven como estímulos en puntos específicos del cuerpo. De esta manera se logra equilibrar el flujo de energía que es conocido por los chinos como el <<chi>> o <<qi>> lo que trae como resultado la reducción del dolor o malestar que se padece.

¿Qué tan buena es la acupuntura?

Cada año, más y más personas descubren los beneficios de la acupuntura para el cuerpo. De hecho, desde 1979 la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) reconoce a esta técnica como efectiva en el tratamiento de muchos padecimientos. Pero más allá de la inserción de agujas en puntos clave, una de las características principales de esta técnica y que la hace diferenciar de otros procedimientos médicos, es el diálogo entre el especialista y el paciente antes de la terapia.

El proceso comienza con el paciente explicando al especialista no solo cuáles son sus dolencias sino el estado emocional con el que carga en ese momento. Aunque muchos no lo consideren, el estrés, las preocupaciones, el cansancio diario, las rutinas, entre otras cosas, pueden afectar de manera significativa a la salud. Por eso, todo comienza con encontrar el origen de esas dolencias, ya que en muchos casos se trata de algo más emocional y mental que físico.

La efectividad de la acupuntura radica en que trata diferentes puntos. En primera instancia el canal de comunicación entre la persona que se trata y el especialista hace que se entienda mejor la situación con la que se carga y por tanto, las razones que han producido el malestar. En el segundo paso se busca recolocar el cuerpo y las articulaciones con el fin de determinar la ubicación de la tensión que está provocando los dolores. Finalmente se realiza la introducción de la agujas en los puntos específicos que permitirá que las energía vuelvan a circular sin interrupción y retomando su equilibrio.

¿Cuánto tiempo dura el efecto de la acupuntura?

Muchas personas que comienzan a tratarse con acupuntura tienen la idea de que tras una sesión todos sus males desaparecerán. Lamentablemente, la realidad es otra. Por más ayuda que pueda brindar esta técnica, resulta necesario realizar varias sesiones para poder obtener los resultados que se busca.

Si bien es cierto que desde la primera sesión se puede comenzar a sentir un cambio, este es un trabajo progresivo que para algunas personas será más lento que para otras. Por lo tanto, el tiempo del tratamiento, así como el efecto de este sobre el cuerpo variará entre cada persona, ya que estos dependen de muchos factores.  Entre los principales están los siguientes:

1.      El tipo de dolor

No todas las personas asisten a las sesiones de acupuntura por el mismo tipo de padecimiento. Para algunos se trata de un dolor específico y quizás momentáneo como estrés, ansiedad, dolores de cabeza, entre otros; pero en otros casos se tratan de dolores agudos o crónicos que han estado evolucionando con los años. Al ser tan distintas las razones a tratar, no se puede establecer un número específico de terapias para todos, cada caso es particular y se trata según se necesite.

2.      La edad

La ventaja de la acupuntura es que es una técnica que puede ser aplicada a todo tipo de personas. No importa la edad, la etnia o el sexo. Todos pueden encontrar alivio de sus malestares gracias a estas terapias. Sin embargo, la edad de la persona puede influir en el tratamiento, ya que la técnica se enfoca en trabajar con el sistema vascular y nervioso, los cuales en los jóvenes tienen respuestas más rápidas y mejores, por lo que estos tienden a recuperarse y sanar en menos tiempo.

3.      Estado de salud

Las condiciones generales en la que se encuentre el organismo también es un factor importante. Si el padecimiento es solo un dolor puntual, ya que la persona mantiene una salud general buena, pues tiene una dieta sana y hace ejercicio regularmente, el tratamiento será mucho más corto. No será así el de otra persona que cuente con distintas dolencias y sus condiciones de salud sean más delicadas.

4.      Estado emocional

El estado emocional de la persona influye en gran medida con sus dolencias. Como se mencionó anteriormente, muchas de ellas tienen como origen el estrés, la rabia, la ansiedad, las preocupaciones y demás emociones negativas que se han acumulado en el cuerpo sin poder salir. Parte del trabajo de equilibrar las energías por medio de la acupuntura consiste en dejar salir todos esos sentimientos negativos que se acumulan en el organismo. Por lo tanto, mientras más cargas emocionales tenga la persona, necesitará de más sesiones de terapias y el tratamiento será más largo.

¿La acupuntura es dolorosa?

No. La acupuntura no es dolorosa, sin embargo, si produce sensaciones distintas para cada persona. Las agujas que se utilizan son de un grosor muy fino por lo que penetran de manera fácil en la piel sin generar daño alguno. Se utilizan entre 10 y 12 agujas en cada sesión, las cuales aunque no producirán un dolor como tal, algunas personas pueden sentir un pequeño palpitar y muchos aseguran que pueden sentir el flujo de las energías.

Nuevamente, las sensaciones serán distintas en cada persona, pero en ninguno de los casos causará dolor, ya que después de todo, el objetivo de la terapia es el alivio de este. Es importante acotar que aunque los efectos son inmediatos, estos no son definitivos, ya que es un trabajo  progresivo y acumulativo, puesto a que con cada sesión el sistema nervioso va aprendiendo lo que debe reparar. Por lo que la clave de esta técnica como en cualquier otra de la medicina china, es la constancia. Mientras más sesiones se realicen, mejores resultados se obtendrán.

¡¡Comparte si te ha gustado y ayuda a más personas!!
WhatsApp
Facebook
Twitter
LinkedIn
5/5

Quizá te interesa